También

Regando bonsai


Riego de bonsai:




Las plantas cultivadas en recipientes pequeños necesitan riego regular y bien dosificado. Evitamos dejar el suelo seco por períodos de tiempo demasiado largos y recordamos intensificar el riego en caso de sequía y diluirlo durante los meses fríos. Para regar el bonsái podemos proceder de dos maneras: - el método clásico es el método de lluvia; Como se hace para cualquier otra planta, iremos a humedecer la superficie del suelo por medio de una regadera u otro rociador. Le recordamos que no es aconsejable mover excesivamente el suelo dentro de una maceta de bonsai, para evitar dañar el sistema de raíces; Por lo tanto, tratamos de dar un riego muy fino y delicado, posiblemente utilizando las regaderas de bonsai apropiadas. - Otro método muy bueno para regar bonsai es por inmersión; Se practica sobre todo para plantas que requieren grandes cantidades de agua, o en el caso de suelos muy secos. Continúe llenando la planta en un recipiente que la contenga cómodamente, luego inserte el agua hasta el borde de la maceta de bonsai. Deje la planta sumergida en agua hasta que el sustrato se humedezca en la parte superior y luego levante el frasco y déjelo escurrir durante unos minutos antes de volver a colocarlo en su bandeja. Durante el riego también procedemos con la fertilización; En caso de riego por inmersión, evitamos disolver una cantidad excesiva de fertilizante en el agua.